La gestión de las cooperativas en colonias del norte del país Imprimir E-Mail

El primer Encuentro Intercooperativo de Organizaciones Colonas de Salto y Artigas convocó a ocho grupos de productores, autoridades y técnicos. La actividad realizada en el marco del convenio del Instituto Nacional de Colonización (INC) y el Instituto Nacional de Cooperativismo (INACOOP), fue valorada por los participantes como un avance en el intercambio de experiencias, logros y dificultades a las que se enfrentan las empresas asociativas.

 

El Encuentro, realizado el 25 de abril en la Colonia Líber Seregni; es “importante” y “significativo” para el departamento, apreció Andrés Di Paola, técnico de la Regional Salto del INC. El proyecto colonizador de la Líber Seregni “es el primer caso que se adjudica cien por ciento a proyectos colectivos y a grupos de productores”, a partir de lo que “comienza un nuevo trabajo y un nuevo desafío para la Regional”, expresó el técnico.

 

La Colonia Líber Seregni, que se estableció en la ex estancia La Huella, fue adjudicada a partir del 2007 a seis organizaciones que ocupan las 4600 ha. Actualmente la Regional Salto del INC cuenta con 19 grupos, más de 280 usuarios de esos grupos y aproximadamente 14 000 ha exclusivamente para procesos colectivos, corroboró Di Paola.

 

Claudia Moraes, del Departamento de Experiencias Asociativas del INC y Rosita Echevarría, de la Mesa Intercooperativa de Salto (MIS); explicaron que el encuentro surgió de la iniciativa de los cooperativistas y los grupos en formación. La actividad que se realiza en el marco del convenio del INC e INACOOP firmado en 2012, es “una muestra más, de la fuerza y las posibilidades que se habilitan cuando se trabajan de forma articulada institucionalmente”, reflexionó Moraes.

  

Iguales y distintos

 

Las cooperativas y grupos expusieron en el Encuentro sus antecedentes, los logros y las dificultades de la gestión en el trabajo asociativo. Si bien los grupos se diferencian en los motivos de formación, en el proceso de desarrollo productivo, administrativo y jurídico; existen problemas y valores comunes.

 

La Cooperativa Saucedo y Palomas (SAUPA) es una de las que adjudicatarias de la Colonia Líber Seregni, formada en 2007, ha puesto el énfasis de la organización en el reglamento. “La única forma de salir adelante es con un reglamento interno, es el alma de la institución”,afirmó el presidente de SAUPA, Luis Alberto Monzón.

 

 

 

Mejorar los estatutos y la gestión es necesario para los miembros de la Cooperativa Agraria Manuel Oribe (CAMANO), según explicó Eduardo Fernández. CAMANO ubicada en la Colonia Julia Arévalo de Roche se formó en 2009 con 35 integrantes, luego de dos años y con 20 socios fundadores, se conformó la cooperativa que actualmente cuenta con 29 socios.

 

La Cooperativa Agraria Coraje (CACOR), ubicada en el Inmueble 643 de paraje Toro Negro, también señaló como dificultad “el papeleo” administrativo. Julio Derregibus y Rosario Correa, miembros de CACOR, evidenciaron también la dificultad de la falta de información que tienen los profesionales, contadores y escribanos, sobre la gestión cooperativa.

 

La mayoría de los expositores destacaron el rol de la cooperativa para la organización del trabajo. “Hoy más que nada sabemos que solos no se puede hacer y que en grupo se trabaja mejor”, aseguró la presidenta de la Cooperativa Agraria Responsabilidad Limitada Esperanza Sarandí de Arapey (CARLESA) -ubicada en la Colonia Juan Pablo Terra-, Gloria Pechi.

 

En este sentido, “lo que la cooperativa nos permite es mejorar la escala porque somos todos pequeños productores”, explicó Daniel Isnardi, de la Cooperativa Agraria La Huella (CALAHUE) que trabaja en la Colonia Líber Seregni.


“No hay peones ni patrones”, valoró sobre el trabajo asociativo el representante de Tierra p' Todos, Luis Ferreira. El grupo, que trabaja en la Colonia Miguel Ángel Rubino -a 70 km de Guichón en Paysandú-, accedió a la tierra en 2012.


La mayoría de las cooperativas y grupos cuentan con rodeos comunes que han formado con el aporte de animales por parte de cada uno de los socios o miembros. En algunos casos, bajo previa autorización del INC, pueden contratar pastoreo y la unidad ganadera se utiliza para calcular el pago tanto para los integrantes de las cooperativas o grupos como para los pastoreantes. El grupo Mataojo Grande, que ocupa el Inmueble 679 de paraje Cayetano, en dos años logró con la venta de ovinos del rodeo común cubrir el costo de la renta, confirmó Franco Rodríguez. En tanto la cooperativa El Hornero, que trabaja desde 2012 en la Colonia El Chiflero, evalúa las potencialidades de contar con un rodeo general o de una raza definida, señaló Enrique Arbiza. .

 

Los representantes de las empresas cooperativas mencionaron dificultades para el acceso al crédito. En este sentido, Miriam Chiappa, integrante de la Comisión Educación MIS, quien fue la encargada de sistematizar las propuestas, instó a los cooperativistas a buscar fuentes de financiamiento alternativas tanto a nivel nacional como internacional y enfatizó el aporte de instituciones financieras al capital inicial.


Parece sencillo pero es complejo

 

A pesar de que en la Ley 11.029 de 1948, que crea el INC, se “preveía la forma asociativa” en la gestión colonizadora “hasta ahora han sido pocas las experiencias” dado que “eso que parece muy sencillo es muy complejo”, reflexionó Nilsa Pérez, representante del directorio del INC.

 

 

Si bien desde el directorio del INC “estamos contentos con estos avances” en los procesos asociativos, es un “apuesta difícil” porque “en definitiva cuando el Instituto adjudica es un acto de confianza en nombre de la sociedad toda del Uruguay”, afirmó Pérez. El Estado uruguayo “confía en ese nuevo colono, en este caso asociativo” y esa “responsabilidad” es la “que cada uno de ustedes asume en la portera de acceso a cada predio”, expresó la representante del directorio.

 

 

“El INC pidió ayuda a INACOOP para que esas empresas cooperativas sean las mejores empresas cooperativas y siembren una manera de gestión colectiva de un recurso muy caro para los uruguayos, todos, que es hoy el acceso a la tierra pero que también le dé oportunidad a los que menos oportunidades tienen”, enfatizó Pérez.

 

La representante del directorio del INC les dijo a los cooperativistas “no le tengan miedo a pensar en buenos resultados económicos” a su vez comparó las empresas colectivas con “un ser vivo” por lo tanto “nacen, se desarrollan y mueren”... “las cooperativas fuertes y sanas son las que dejan irse a los integrantes que se tienen que ir y permiten el ingreso de nuevos y buenos socios”, manifestó.

 

Cierre y apertura

 

Al cierre de la jornada, Danilo Gutiérrez del Directorio del INACOOP, enfatizó la necesidad de “rescatar el acto cooperativo”, lo que hace la diferencia con el resto de las empresas. Al mismo tiempo, convocó a las organizaciones a postularse para acceder a los Fondos de promoción y crédito de INACOOP.

 

El directivo de la MIS, Juan Claudio Lagaxio, convocó a los cooperativistas a dar más visibilidad al trabajo. Lagaxio, reconoció que por parte de los medios de comunicación existe escaso interés en difundir actividades de esta índole, por tanto aseguró que también se tendrá que trabajar en ese sentido.

 

 

El representante gremial por las cooperativas en el Directorio de INACOOP, Pablo Perdomo, al cierre de la jornada, manifestó que “me llevo una imagen que no me esperaba” de las organizaciones. El miembro de la Cooperativa Agraria El Fogón, se mostró gratamente sorprendido por el avance de los grupos y valoró la actividad “las cooperativas tenemos que vernos cara a cara” dijo. Así mismo enfatizó la importancia del intercambio de experiencias que es una “herramienta” que tienen las cooperativas y no otro tipo de empresas, por tanto instó a seguir generando espacios de encuentro.

 

 

 

Actualizado el ( martes, 27 de mayo de 2014 )
 
< Anterior   Siguiente >