El Reglamento de Tierras y la ley de Colonización en retrospectiva Imprimir E-Mail

El presidente de la República, José Mujica, encargado de cerrar las actividades realizadas en el marco de los festejos por el bicentenario del Reglamento de Tierras, el 14 de octubre; valoró las “ideas de vanguardia” de José Artigas y mencionó que el documento es “una cosa atípica en América del Sur” e incluso en América Latina donde “ninguno de los libertadores había pensado en la tierra”. Así mismo, el mandatario señaló que la ley de Colonización (n°.11 029) de 1948 es un “verdadero proyecto de país”. Ambos documentos fueron citados también por las autoridades que participaron en el Seminario Tierra y producción a 200 años del Reglamento Agrario Artiguista: Ariel Díaz, presidente de MEVIR; Jacqueline Gómez, presidenta del INC; y Tabaré Aguerre, titular del MGAP.


Si bien el proyecto de reparto de tierras “fracasó” con las posteriores “contradicciones” que llevaron a que “la tierras se distribuyeran entre los más ricos”,el presidente de MEVIR rescató el acento artiguista en “defender a los más humildes”.

 

Díaz, que leyó pasajes de la discusión parlamentaria de la ley n° 11 029, recordó que el INC surgió como “común denominador de la crítica realidad económica del medio rural” por tanto “es un instrumento muy válido que hay que reivindicar”, apreció.

 

A su turno, Gómez afirmó que el Art. 6 del Reglamento de Tierras “habla claro de a quienes priorizar” para el acceso a la tierra. La población “objetivo” del INC actualmente, que son los pequeños agricultores familiares y los asalariados rurales, “también se vincula” con la población priorizada por Artigas en 1815, estimó.

 

El documento artiguista, en su Art. 11, establecía obligaciones para quienes hicieran usufructo de las tierras; así mismo sucede actualmente con los colonos que establecen una “relación” con el INC, relató Gómez.

 

La tierra históricamente ha sido sinónimo de “riqueza y conservacionismo” expresó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca. Antes de la primera mitad del siglo XX la producción estaba vinculada con la ganadería y la agricultura; posteriormente, el modelo que primó fue el industrial, por tanto se consideró “que no es posible el desarrollo a partir del agro”, relató Aguerre. En los últimos años la “transformación” en el agro, empujada por el contexto externo, “tiene consecuencias positivas y negativas, depende desde donde se mire”, describió.

 

“El recurso tierra está más lejos de quien no lo tiene y por otro lado aumentó la inversión, que termina en una mejor distribución” de la riqueza, consideró el ministro. La revolución “más potente” de los últimos años es “la valorización de la tierra”, aseguró Aguerre.

 

Heroísmo y sobrevivencia en 1815

 

“Artigas fue quedando solo” afirmó Mujica. La cuestión de la tierra como la planteaba Artigas incluso entra “los criollos que lo acompañaron con entusiasmo” significó “una herida profunda de vastos sectores 'propietistas' de la sociedad”, dilucidó el presidente. Es que la economía “existía en esa época” y “los hombres no solo se morían por heroísmo sino para poder sobrevivir” explicó Mujica.

 

La creación del INC está marcada por la “injusticia” y “la ilusión” ya que “le votaron la ley pero no los recursos” y el Instituto “quedó flotando a media agua”, la ley “era una exquisitez pero imposible ejecutarla”, apreció el mandatario. En consecuencia, el fracaso de la ley fue “un fracaso formidable del país” dado que “hoy seriamos un país de sólida clase media rural”, aseguró Mujica.

 

Según el presidente la sociedad actual es “tremendamente urbana” y parece haberse “divorciado” del campo por creer más en “la historia de los que tienen tierra” que no necesariamente es la “historia de los que vienen de la tierra”.

Si bien “es un error creer que lo que no se hizo en una época se puede hacer en otra”, hay que “pelear” para que a al peón “se le pague bien y se lo trate mejor”, instó Mujica.

 

 

 

 

Actualizado el ( martes, 11 de noviembre de 2014 )
 
< Anterior   Siguiente >