Nueva colonia en Soriano lleva el nombre de Encarnación Benítez Imprimir E-Mail

El caudillo artiguista Encarnación Benitez “fue sujeto fundamental en el proceso de reparto de tierras en la región” en 1815, consignó el Directorio del INC en el Acta del 8 de julio, documento a través del cual designó con su nombre la colonia destinada a la producción lechera en Soriano. La Colonia Encarnación Benítez, establecida en el predio de la ex estancia El Porvenir, en el km 43 de la ruta 14 (a 55 km de Mercedes), fue inaugurada por el presidente de la República, José Mujica, el pasado 5 de noviembre. La apertura de la actividad, en la que participaron más de 200 personas, estuvo a cargo de los niños de la Escuela Rural N°101 Dionisio Díaz. 

 

“Era una tierra agrícola y pasó de tener un dueño a tener 11 familias viviendo y trabajando, con mucha gente joven, con niños en la vuelta, fue un proceso de transformación que mucho tiene que ver con aquello del Reglamento de Tierras y el rol que cumplió Encarnación Benítez, con el reparto de tierras a la gente más humilde”, explicó la presidenta del INC, Jacqueline Gómez.

 

La compra del campo en 2011, a través del Art. 35 de la ley 11029, se realizó “en igualdad de condiciones” que oferentes privados, especificó el gerente General del INC, Enrique Arrillaga. La decisión de la compra “se basa en las condiciones de los recursos naturales” del campo, ya que “es para todos sabido que estamos en presencia de los mejores suelos del país”, y a su vez “de la presencia de otra colonia instalada que es la colonia [Ing. Agr. Augusto] Eulacio”, que facilita la cercanía de la escuela y la conexión con el liceo de Palmar, mencionó Arrillaga.

 

“El rubro lechero es fundamentalmente un rubro colonizador, afinca a la gente en el campo”, aseguró el gerente del INC. Al mismo tiempo, “el proceso de instalación de un colono lechero implica dotar de recursos el campo, tanto para el instituto como para el propio colono es importante, estamos hablando entre 150 o 200 mil dólares para instalarlo”, estimó.

 

Los altos costos que demanda la producción lechera significan una limitante para los principales destinatarios de las políticas públicas de acceso a la tierra del INC, por tanto estos proyectos tienen un componente asociativo que posibilita el asentamiento de las familias, relató la técnica de Experiencias Asociativas, Verónica Camors.

 

“Apostar a lo asociativo para Colonización implica poder beneficiar a quienes son los sujetos de la política del Instituto, para beneficiar a productores familiares y asalariados rurales que tienen dificultad con el acceso a tierra, más en esta zona donde hay una gran competencia con el rubro agrícola”, detalló la técnica.

 

El tambo asociativo

 

La colonia, a la que fueron adjudicadas 11 familias del medio rural, cuenta con un predio de 1450 ha que está destinado a la producción lechera y combina el trabajo individual con el colectivo. Las fracciones son de 92 ha promedio y el campo colectivo ocupa un total de 320 ha.

 

“Los ejes en de esta administración son, sin ninguna duda, el acceso a la tierra de productores familiares y asalariados rurales y el otro son los procesos asociativos que combinan acciones individuales y acciones colectivas”, confirmó Gómez.

 

Claudia Frascheri, productora que vive y trabaja en la colonia, relató que “yo soy hija de colonos, soy de la zona de Cañada Nieto, de Soriano, ya me había anotado en un par de campos del Instituto de Colonización y ahora con esta propuesta y este cambio me animé a salir a anotarme, por ahora vamos marchando, todo bien”.

 

La productora dijo que si bien el tambo compartido, “es toda una apuesta nueva”, cada familia tiene su fracción, por tanto “traemos las vacas al tambo, compartimos la sala con nuestros rodeos totalmente independientes”, detalló.

 

A propósito del comentario de Frascheri de que “solo” se comparte el tambo, Gómez señaló que “es una etapa bien difícil entre los productores lecheros, dentro de un proceso de producción”. En este sentido “es un desafío para el Instituto y nosotros felicitamos a los colonos que asumieron esta propuesta”, expresó la presidenta del INC.

 

A su turno, Antonio Álves, afirmó que los productores “luchamos y nos anotamos para tener un campo para poder crecer en la producción agropecuaria, creo que lo hacemos pensando más en nuestros hijos”. Si bien el emprendimiento “personalmente es algo muy nuevo”, dijo el productor, “las familias que estamos acá estamos muy contentas, todos estamos acá para trabajar, producir, mejorar y no es solamente el esfuerzo que cada familia hace sino también de quienes nos apoyan, los amigos, vecinos y el Instituto”.

 

Por otra parte, Álves instó a los productores a inscribirse de forma asociativa para el acceso a la tierra, “el empredimiento colectivo funciona, hay que encontrarle la vuelta, baja y sube, para la gente que no se ha inscripto lo mejor que puede hacer es sacarse las dudas, nosotros como grupo lo único que podemos decir es que se puede, por ahora es todo un éxito”.

 

En este contexto, las experiencias colectivas son “determinantes” tanto para la

articulación de las políticas públicas (MEVIR, UTE, MGAP, etc.) como para buscar “una mejora en la sociedad”, señaló Gómez. Así mismo, auguró la presidenta del INC, estas iniciativas donde “logremos pensar y construir con otros, logremos avanzar en procesos de colaboración, de cooperativismo”, es donde se logrará “una sociedad más justa, seamos colonos o no seamos colonos, vivan en el mismo territorio o no”.

 

Tierra, colonización y lechería

 

El presidente de la República, José Mujica, dijo que “la tierra no es del Estado, es de la Nación, que es algo más que el Estado”. Existe una “diputa sorda” dado que “en todos los partidos hay gente que no entiende las políticas del INC”, enfatizó el mandatario.

 

El alto valor que la tierra adquirió es uno de los motivos por los cuales “las políticas de tierra están siempre en jaque”, mencionó el presidente. También hay personas que aspiran a “venderles” a los colonos las tierras del INC, pero si los hijos de quien se establece en una colonia tienen otros “horizontes”, la fracción se termina vendiendo “y la compra el más grande”, lo que favorece la “extranjerización”, enfatizó Mujica.

 

“Tal vez el Estado no deba de tener un cantero de perejil, salvo para investigar, pero tiene que facilitar que vengan familias a instalarse”, manifestó Mujica. “La década del 40 nos regaló el Instituto Nacional de Colonización”, por tanto “para hablar de reforma agraria, no tenemos que inventar la pólvora, ya está inventada”, afirmó.

 

En relación con lo productivo, Mujica expreso que “siempre que se pueda se debe favorecer el desarrollo lechero, porque ha demostrado que tiene efecto colonizador, poblador y que no trabaja con sentido zafral”. “No se puede manejar un tambo a control remoto”, aseguró el presidente.

 

 

Actualizado el ( martes, 18 de noviembre de 2014 )
 
< Anterior   Siguiente >