El trabajo en grupo y el vínculo con el INC fueron temas centrales en el Encuentro Imprimir E-Mail

A pesar de las dificultades del trabajo en grupo, la engorrosa administración de los empredimientos colectivos, la falta de asesoramiento e incluso el dispar vínculo con el INC, los delegados afirmar que las experiencias asociativas son positivas. Reunidos en Tacuarembó, el 20 de diciembre, los más de 210 delegados de productores familiares y asalariados rurales de Experiencias Asociativas de Acceso a la Tierra, realizaron una evaluación del trabajo en colectivo así como del vínculo con el INC y otras instituciones.

Los delegados se dividieron en ocho subgrupos que, en la segunda mitad de la jornada, presentaron parte de la discusión que mantuvieron durante la mañana.

 

Las experiencias colectivas requieren un cambio de “cabeza” y de “costumbres” de trabajó, señaló uno de los grupos. “Cada uno debe aprender a perder un poco de lo propio en bien de todo el grupo”, afirmó otro de los exponentes. “La convivencia tuvo que hacerse más amplia y tratar de ganarse la confianza de muchos de los vecinos”, aseguró otro de los delegados.

 

El asesoramiento técnico tanto productivo como social es una necesidad en diferentes puntos del territorio según lo expuesto por los grupos de trabajo. Así mismo los problemas de infraestructura para el acceso a los campos y la inversión inicial de los productores familiares y asalariados rurales es una dificultad.

 

La gestión y administración de los emprendimientos colectivos requiere una dedicación importante de tiempo extra al predio. Así mismo, la multiplicación de trámites es un inconveniente. “Tengo que pasar un día o dos en la capital haciendo trámites y me quita tiempo para el trabajo en el campo”, graficó uno de los expositores.

 

La participación de las mujeres “que trabajan a la par” que los hombres así como los derechos sobre la titularidad del predio también es una situación a cambiar para los delegados. Planificar el ingreso de jóvenes a las tierras de Colonización, fue mencionado como primordial por algunos de los grupos.

 

Por otra parte, en relación al INC existe un “desfasaje entre los lineamientos políticos nacionales con alguna regional que no da respuesta”, manifestó uno de los grupos. En tanto, “juntarnos” para formar una “mesa nacional” de delegados, que tenga “injerencia” en el Directorio del INC, fue una de las propuesta que surgió de la discusión.

 

Así mismo, varios de los portavoces mencionaron la necesidad de cumplir con las obligaciones ante el INC. El pago de la renta es lo que permitirá “repicar esto y que la tropilla sea más grande”, afirmó uno de los representantes. En ésta línea, otra de las delegadas instó a asegurar que “todos nuestros vecinos y compañeros cumplan, si se nos da a nosotros tenemos que devolver”, lo que provocó el aplauso del auditorio.

 

La definición por lo colectivo

Más de 140 grupos, que involucran cerca de 2000 familias de asalariados rurales y productores familiares así como a sus organizaciones gremiales y de fomento rural, accedieron a tierras públicas a través de las políticas del Instituto Nacional de Colonización (INC). El 80% de los grupos que realizan una gestión colectiva de la tierra del INC ingresaron en la última década.

 

La actividad fue convocada por el INC y organizada junto con el Movimiento por la Tierra, la Comisión Nacional de Fomento Rural, la Asociación Nacional de Productores de Leche, Redes Amigos de la Tierra, la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

 

Actualizado el ( miércoles, 07 de enero de 2015 )
 
< Anterior   Siguiente >