Trabajar en el INC es “colocarse de un lado de la historia” Imprimir E-Mail

Beatriz Paredes, embajadora de México en Brasil, en la reunión de funcionarios del INC, el 11 de febrero en Montevideo, aseguró que trabajar en una institución como Colonización “no es un trabajo, es una pasión, supone colocarse de un lado de la historia”. En su disertación sobre Los procesos de reforma agraria en América Latina, resaltó las políticas del INC con relación al arrendamiento de las tierras y exhortó a favorecer la comercialización para la agricultura familiar.

Paredes, que proviene del movimiento campesino y estudiantil mexicano, recordó que la cultura aborigen del continente “trabajaba de forma colectiva” la tierra. Así mismo, la distribución la realizaba el “Estado” del grupo indígena, una parte de la tierra se dejaba a los dioses y otra al mismo Estado. Los españoles encontraron una organización “sofisticada” del reparto de la tierras, al momento de la conquista, señaló la expositora.

 

Posteriormente los hechos históricos que sucedieron en México, desde la pérdida de patrimonio territorial hasta las diferentes guerras civiles y la revolución, desembocaron en el Artículo 27 de la Constitución del país, por el cual se determina que “la tierra es de la nación”. “Entre 1924 y 1970 se distribuye la mitad del territorio a campesinos e indígenas”, explicó paredes.

 

Los lotes de tierra repartidos, denominados “ejidos”, son de usufructo permanente, no se pueden enajenar ni vender, y cuentan con un representante ejecutivo y otro de contralor. Algunos ejidos, los que contaron con mejores tierras y aguas,prosperaron y otros se encontraron con mayores dificultades, parcelas pequeñas y bajo rendimiento en la producción, comentó la expositora. A partir de 1980, tras una “contra reforma agraria” se permitió la venta de las parcelas lo que favoreció la concentración de la tierra en México.

 

El INC en el contexto del continente

 

Paredes, que estudió diferentes experiencias de reforma agraria de América Latina y el Caribe, dijo que “es muy interesante que ustedes den las tierras en arrendamiento, creo que es un acierto estructural”. Así mismo es indispensable que “los colonos paguen la renta” y que se “encuentren espacios económicos para la agricultura”, afirmó.

 

Los problemas de los agricultores con el mercado se pueden solucionar a través de la asociación para comerciar “según mi experiencia es más fácil que las organizaciones se asocien para esto que para la producción”, comentó.

 

La creación de un fondo de garantía para productores familiares es una medida que debe ir acompasada por el “viento que sopla en favor de la agricultura en el Cono Sur”, es decir que los agricultores “entren a concursar por el gran pastel de los recursos” tanto en “subsidios” como en “ganancias”, exhortó.

 

Por otra parte, las instituciones deberán “coadyuvar en la formación de dirigentes”. “Nadie más puede defender a un campesino que él mismo”, aseguró Paredes. “Para que ellos se vuelvan dirigentes necesitan tener acceso a la información y ustedes son el instrumento crucial, de ustedes ellos van a aprender, por ustedes ellos se van a sentirse dignos o se van a sentir abusados, gracias a ustedes se podrán descubrir los mejores colonos”, dijo la expositora a los funcionarios del INC.

 

 

 

Actualizado el ( miércoles, 04 de marzo de 2015 )
 
< Anterior   Siguiente >