Mujeres rurales promotoras del cambio Imprimir E-Mail

Representantes de organizaciones de la sociedad civil e instituciones realizaron una conferencia, el 14 de octubre en Montevideo, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural. Igualdad en derechos entre hombres y mujeres, educación, atención en salud y cambio climático fueron algunos de los temas que las mujeres organizadas dejaron planteados para continuar el trabajo interinstitucional.


Si bien existen avances aun los derechos para las mujeres rurales son "parciales y fragmentados", aseguró la secretaria de la Red de Grupos de Mujeres Rurales, Silvia Páez. El control de los agrotóxicos debe ser más "celoso y severo" ya que genera "contaminaciones que conspiran contra la salud de quienes elegimos quedarnos a vivir en el campo", subrayó.

 

"Vivimos en un entorno muy masculinizado y con pocos servicios", las mujeres trabajan "dentro y fuera del hogar" por tanto "queremos ser valoradas", explicó la presidenta de la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU), Alix Cardoso. Es una meta "aumentar, nuestra hoy tan baja, representación en el proceso de la toma de decisiones" ya que "las mujeres rurales cumplimos un rol en la seguridad alimentaria, en el desarrollo y estabilidad de zonas rurales" afirmó.

 

El cambio climático "impacta en nuestro modo de vida, no es solo un problema ambiental, es un problema de desarrollo, una sequía o una inundación impacta en el producto bruto interno" afirmó Cardoso. Asimismo, la expositora de AMRU recordó que las mujeres constituyen las personas más pobres del mundo con menos recursos y educación y afirmó que "no somos solo una población objetivo para las estadísticas, o para las maestrías de grado o para los políticos, somos mujeres rurales promotoras de cambios".

 

La Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR) integró a las mujeres rurales al trabajo gremial en "espacios formales de organización" tanto en "organizaciones de base creció el número de integrantes como en el Consejo Directivo", informó su vicepresidenta, Cristina Revetria. La CNFR, realizó gestiones para lograr la cotitularidad, de hombres y mujeres, en MEVIR, DICOSE, BPS e INC. El trabajo de las mujeres ha sido "silencioso o silenciado" por tanto "para incidir más, tenemos que estar más organizadas", exhortó Revetria.

 

"La lucha por la ampliación de los derechos humanos, la lucha por la igualdad, no surge espontáneamente, surge de la desigualdad", reconoció la directora del Instituto Nacional de las Mujeres del MIDES, Mariella Mazzotti. Asimismo recordó que el movimiento de las mujeres rurales comenzó en 1985, en distintos ámbitos, se trabajó por la "búsqueda de reconocimiento público" para un grupo "invisibilizado". INMUJERES trabaja "en conjunto" con la institucionalidad del Estado para que la labor se desarrolle con "conciencia" de género.

 

Por su parte, la presidenta del INC, Jacqueline Gómez, presentó los avances en la cotitularidad de arrendamiento de tierras: más del 60% de los contratos en 2015 se realizaron bajo esta figura. Actualmente el "desafío" es trabajar "con los que ya son usuarios de las tierras" en "concientización" y "sensibilización". "Un cambio en una institución, puede llevar a un cambio en otras instituciones, en la vida económica y en la vida de las familias" aseguró Gómez.

 

"La mayoría de las mujeres rurales han sido reconocidas como trabajadoras o están dentro del núcleo familiar" para el Fondo Nacional de Salud (Fonasa), informó, la referente de Género del Ministerio de Salud, Cristina Grela. En este grupo "un porcentaje mayor ha elegido a prestadores privados para su atención"; es decir que hay servicios, como las ambulancias, que "tienen que venir de un convenio entre lo público y privado", en caso contrario se debe denunciar, afirmó Grela.

 

"Las políticas públicas se construyen ya sea por acción u omisión", subrayó el director Desarrollo Rural del MGAP, José Olascuaga. La metodología de la DGDR es el "trabajo de participación y apunta a la construcción pública-privada", señaló. La DGDR comprometió para el quinquenio $ 5.000.000 que, entre otras acciones, financia el fondo concursable de Somos Mujeres Rurales.

 

Medio rural y violencia doméstica

 

El abordaje de la violencia doméstica en el medio rural también fue planteado por las organizaciones. La distancia con los servicios especializados y la limitada capacidad de los dispositivos móviles, dificulta a las mujeres llegar a contar con la información necesaria. "Actuar ahora pero de forma diferente" en relación con la violencia doméstica, dijo Mazzotti. Las respuestas del Estado "no pueden" ser las mismas para las zonas urbanas que en el medio rural, adhirió la directora.

En tanto, en el INC se trabaja en fortalecer capacidades en territorio para para "conocer la temática, saber los derechos, entender las situaciones y podes identificarlas", comentó Gómez.

 

 

Actualizado el ( martes, 25 de octubre de 2016 )
 
< Anterior   Siguiente >